Madre

fotoefectos.com__final_799012116501_

A tu decisión y entrega altruista sobrevinieron noches interminables que aún siguen malversando tu sueño. Padecimientos inefables que trajeron amor hacia quien causó dolor, esa teoría extraña pero tan natural de no odiar sino amar de manera desmedida a ese ser que incomodó tus pasos, que se tatuó en la piel de tu vientre, que hizo sufrir tus entrañas y que con un llanto cambió tu vida. Ese ser que hoy te halaga.

Madre, inicio de una tarea que no tiene fin y que vino aunado al deterioro de ese templo que gracias a su perfección me dio la vida, la cual confieso inmerso en el agradecimiento. Profeso más encanto por la circunferencia cuyo punto medio fuere tu obligo intentando dar más espacio a la vida que resguardó, que un abdomen cuadriculado y estéril.

Madre, cuántos miedos has doblegado y cuántas penurias has sufrido, desde la concepción misma, desde la noticia de mi llegada, hasta estos días que aun la vida en su azaroso movimiento me da la fortuna de tenerte como espejo, como ilustración de pasos certeros.

Madre, hoy después de caminar los derroteros por ti labrados y con la maleta acuestas equipada con tus enseñanzas, son tantas las disculpas y los agradecimientos que hacen fila en mi garganta para lograr expresarte.

Madre, hay que vivir poco y madurar bastante, sin embargo resta que la vida me hale al mundo para agradecerte hasta al cansancio. ¿Qué sería de mí sin la dulce firmeza de tu corrección, sin tu compresión y sin las gotas de ternura esparcidas en el instante preciso?, ¿Qué sería de mí sin tener en mis haberes tanto de ti?, ¿Qué sería de mi si no hubieres sido mi escultor?

Madre, tus días han de ser todos, por eso busco honrarte con cada logro que en la vida tengo el orgullo de darte, esa será siempre la fiel muestra de mi agradecimiento infinito; sin embargo aprovecho este jolgorio para agradecer a esas manos que siempre se muestran cálidas, siempre suaves, siempre afables y necesarias para sopesar la vida en su incierto vuelo.

Madre, que se extinga la rosa, el jazmín, el lirio y todas las flores en este día si con ellas logro desencadenar tu sonrisa. Qué mejor que llevarte el desayuno a la cama y engalanar tu oído que se enterneció algún día con mis palabras a medias y ahora con simples extracciones del alma…

¡Un lindo día madre, una hermosa vida!

David Felipe Morales

10 de Mayo de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s