Placebo de Letras

pluma_en_la_nieve-normal

Quisiera convencerte que soy lo que precisas, quisiera obligarte a amarme en silencio como lo hago por ti, que la exquisitez rozara nuestros presentes, que retornaran los besos a sus moradas y las caricias a sus mares; pero ya no hay nidos para nuestros besuqueos y nuestro mar se ha tornado en desierto; y yo, preso en un sueño que no me pertenece, y yo, dejado al arbitrio de un pensamiento renuente.

Me ataca la impotencia, me apresa la ansiedad, me enviste la desolación y nuevamente me someto en esta noche trémula de pensamientos sórdidos que para mi dolor y con tal frio,  enmarcan la apropiada escena de mi taciturno escrito, de mi afligida estrofa, reaparecen los dolores y los miedos personificados, palpables, casi tangibles, cuánta presión en el pecho, cuántas circunstancias por asimilar,  tanta soledad acuestas, cuánta ausencia de razón.

Una jauría de falacias revoloteando en mi pensamiento, una apoplejía que no logra mi deceso y se desata la furia, la ira incontenible que desemboca en un sufrimiento que no encuentra saciedad en el lamento, sentir  vuelto anarquía, inconsciencia y logra desplegarse el famélico dolor que me hace más humano, más real, más palpable, con tal brío por todos los sentidos que se atañen con este quejido que desde mi alma aflora y todo cuanto deseo se ha tornado abstracto.

El incontenible ardor que hincha mis venas germina nuevamente, como en mis últimas lunas, como en mis más próximos recuerdos y espanto el sueño para no encontrar su espectro en medio de mis placidas pesadillas, y brotan mil  preguntas que sin respuestas acompañan mis desveladas noches, me calo otro cigarrillo y sigo cavilando sobre la vida, sobre la existencia misma en medio de esta oscuridad que aturde.

Un odio para conmigo mismo, una bofetada a mi razón finamente infectada por el romanticismo que me es innato y la concepción idealista, enfermedad congénita que al parecer perfila mis pasos por la vida; aparece la autoflagelación de mis escritos y este tumulto de letras que como si fuesen primavera surgen sin pedir permiso, cual girasoles abrigados por el sol, y al despuntar el alba, enloquecido por este frío que no se apacigua con manto alguno, me odio sin poder odiarle porque la razón lo evita.

Odio para con esta visión que no encuentra par en la existencia que a cada día se hace menos grata, odio para estas escurridizas ideas que afloran por doquier, cuánto letargo, cuánto castigo para mi humanidad ya expuesta, cuántos malditos pensamientos cuando ya ni el sentimiento no me pertenece, cuánta obsesión por lo fallecido, cuánto deseo por el yerto cadáver de lo que ya se nos fue negado, cuánto cuesta someterme a esta derrota de mis preceptos.

Y aun así no estás, tras tanta realidad que abruma, tras el cruel contexto que me abofetea con tal fuerza para hacerme venir al frío presente, la razón me somete en cansancio y no es armónico el descanso ni tampoco eterno como quisiera; me pregunto y vuelve a comenzar la noche, no sé hasta cuando mi azotada humanidad soportará este suplicio, no sé hasta cuando mis líneas me aliviarán esta pena.

 

David Felipe Morales

13 de Diciembre de 2012

Anuncios

Un pensamiento en “Placebo de Letras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s