Escasa distancia, profundo abismo. 

Su mirada brilla, sus labios palpitan como heridas abiertas, la erupción de su seno me embiste, todo su candor irradiándome. 

Le miro disimulando, tratando que su mirada inquisidora no me ponga en evidencia, el tiempo se pone denso y a cuenta gotas, grano a grano, caen los segundos en el reloj de arena de éstos pensamientos, todo se torna silente, tanto, que su respiración percibo. 

Escasa distancia profundo abismo, mil preguntas revolotean cual libélulas sobre un lago, la ansiedad una jauría de bestias furiosas, las entrañas en colapso y una tímida palabra se anida en esta garganta reseca. 

Y aún cuando el sabor de su perfume incrementa en mi las ansias y mi ímpetu es un corcel desbocado , no logro el punto de riesgo, no se despliegan mis alas para poder cruzar ese abismo y así llegar a su oído y saludarle.

Escasa distancia, profundo abismo, entre los dos.


David Felipe Morales 

Marzo 11 de 2015.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s