PREGUNTA OBSOLETA.

Cuando decido amputarle del pensamiento, la brisa sórdida de su recuerdo regresa con la misma intensidad del primer día, agitando la curiosidad que creía saciada. 

De nuevo contando minutos me encuentro en la soledad de mi realidad, de nuevo perdiendo la noche y diseminando concentración en renglones infértiles, de nuevo y con más fuerza sintiendo la sangre hervir bajo la piel. 

La pregunta constante de un para qué abriga mi corazón, siendo ella fuente de engaños y mentiras, sabiendo cual es el final de cada página que escribimos. 

El universo conspira en contra de quien pretende olvidar, la noche se hace más fría y entonces no ayuda para pensar. 

Ella me ata a la pata de su cama, me pone bajo su almohada y me habla de deseo, yo débil alondra en medio de un invierno, yo despojado de razón y viviendo de recuerdos, yo intentado dar respuestas a preguntas obsoletas. 
David Felipe Morales 

31 de Marzo de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s