​¿EN QUÉ PIENSO?.

Pienso en una noche, silencio, frío, un lugar secuaz alejado del bullicio de esta ciudad, pienso en vino, en usted, en delicada ropa interior, en sus labios, en pecar.

Una gota de vino se hace prófuga de su labio, certera señal que aviva los anhelos. Tras la cacería de la impertinente gota, mil caricias desatadas me llevan al encaje que resguarda su escote.

Su ombligo me observa, como luna de Abril, invitando a mis labios a estar tan cerca de él que no se distinga su piel de la mía.

Cuánta sed, cuánta ansiedad, cuánto deseo y una muralla distancia los cuerpos, mas no la palabras. La luz se hace tenue, el pabilo amenaza con extinguirse, brilla su desnudo torso, la chimenea delinea perfectamente su cuerpo formando una sombra que embelesa.

Reflejo de pecado, angustia, conocer sus más recónditos rincones es mi fin, mil preguntas revolotean y entre pecho y espalda se fragua un pecado.

El miedo nace al unísono que la pasión enardece, la escuálida curiosidad asomando sus fauces y sin seguridad que sus señales sean fehacientes.

Es un pensamiento desprevenido, pero más pareciera un sueño de opio.

Parpadeo fuertemente por que las pupilas yacen secas y nuevamente estoy frente a una hoja en blanco alejado de su aliento.

David Felipe Morales
10 de Abril de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s