DOS EXTRAÑOS.

Recuerdos superfluos, imágenes desliéndose paulatinamente en la memoria, besos que calcinaron sin dejar cenizas y que hoy se doblegan bajo el olvido.

Caminos recorridos a su corazón, labios ahora desconocidos, pasos que ya no se volverán a dar. Olvidé el camino que conduce a ella, olvidé las estrellas que le envolvían.

Su voz, un gemido saturado de olvido, el olor de su cabello, la calidez de su sexo, la profunda mirada, recuerdos débiles que no merecen ser profanados; ya no somos nada fuera de este mundo.

Quizás el camino o la caprichosa existencia nos colisione nuevamente, quizás podremos esquivar, cambiar de andén o podremos actuar como si nada hubiese pasado, pero jamás recordaremos como llegar el uno al otro.

Promesa de eternidad despedazada, suspiros malgastados y solitarios, ansias de otra piel, de otros besos, de otras caricias, es lo que nos queda.

Y al final cuanto nos mentimos al decir que era eterno, al final no se supo amar el sentimiento antes que se fugara, y al final ella y yo, dos extraños que no se recuerdan.
David Felipe Morales

27 de Abril de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s