NOTAS PARA EL CAFÉ.

Sepa usted que también amanezco atiborrado de pensamientos, de sueños llenos de seres alados que tienen su rostro, amanezco con esa sensación de estar incompleto, tan lejos de su aliento, tan distante del paraíso, de su espalda.

Sepa usted que mis sueños no son claros y que de abstractos colores se pinta la noche cuando por fin el sueño vence hasta que el amanecer me encuentra. Aún espero esa estrella fugaz para pedir su regreso. 

Más aún y cuando sé que quiero, tengo miedo de verle nuevamente, de abrazarle, de sentirle y de no poder alejarme jamás de su lado. 

Endulzo el café cada mañana con las amargas notas de su ausencia, con el sabor dejado en estos labios, con las gotas de ambivalencia entre quererle y luego huir, de verle y extrañarle. 

Notas amargas para el primer café, sueños inconfesables e irrecordables, pero que supongo me dan paz porque aun cuando no están claros, siempre deseo caer en ellos otra vez. 

David Felipe Morales 
5 de Mayo de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s