GENUINOS ANHELOS.

Más allá del confín de lo obvio, realmente quiero que me bese, que haga una excursión lenta por mi espalda hasta llegar a lo más profundo de mi alma y me haga sentir un amor simple, pero difícilmente entendible; destellos de lo irracional, necesidad de su aliento. 


Me encuentro siempre en una disyuntiva, en un empate técnico, en una nube gris sobre el paraíso, en una contienda entre mis ganas de amarle sin riendas y mi sentido de supervivencia, mi miedo al dolor.

Uno es el índice de mortalidad para los que enferman del cuerpo y otro para los que en vida mueren de amor; yo no sé si pueda morir dos veces con el veneno de esos besos que queman la piel, con las espinas de sus caricias que se clavan en el alma. 

En guardia se pone mi sentido de supervivencia cuando se agitan los latidos violentamente, intento escabullirme de la realidad pero son evidentes las cicatrices en el corazón, realmente intento salvarme de usted, pero en un hechizo ha logrado reanimar los sentidos y despertar sensaciones que pensé fenecidas. 

Pero usted convence, pero usted doblega el miedo más enquistado y a pesar de los múltiples avisos que tengo, usted me hace apostarle una vez más al perdedor, para sobrevivir, para a su lado sufrir en vida. 

David Felipe Morales 
6 de Mayo 2015

(Mujer de espalda Emilio Moreno – Artelista.com)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s