DESAHOGO

Confesiones inoportunas que se hacen necesarias, declaración simple, desahogo de un confeso adicto a lo desconocido, un expedicionario ansioso de sus secretos más enardecidos.

Le deseo, de manera indecorosa e incontenible, como se desean en silencio ciertas cosas inalcanzables, ciertos corazones que ya tienen dueño.

Le anhelo es usted, gota de agua en el desierto, baño de sol en medio de la fría nieve, un beso en penuria de cariño, el abrazo cálido cuando el mundo se desploma en segundos bajo los pies sin advertirlo.

Deseo su tez, sus labios, el sabor de ese perfume que su piel baña, anhelo su desnudez, su voz cerca de mi oído, ver el reflejo de un amanecer en sus pantorrillas, ser guardián de su sueños. 

Le deseo y estas letras van hacia usted en anónimas palomas mensajeras ciegas, le anhelo de la manera más indecorosa, en secreto, entre la sombra y el alma. 

Y me desahogo en estas letras, renglones que se deslíen en el viento antes de llegar a usted, en el lugar habitual donde grito las cosas que nunca digo.

David Felipe Morales 
23 de Mayo de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s