NO ES PROMESA, NECESIDAD.

Me quedaré hasta que las rosas marchiten, hasta que la última gota de vino sea bebida, hasta la canción final, hasta hacerme recuerdo.

Me sentaré a su vera y miraré como los años van dejando huellas en su piel, contando cada vuelta del sol a su lado, hasta que de sus labios se desvanezca el carmín que refleja el color de su corazón.

No es promesa es, mi necesidad. No creo en el cielo, pero si en el paraíso que a su lado se vive.

Y cuando mis letras mueran también estaré ahí, dando el último beso, dando la última caricia, siendo lectura, avivando sensaciones póstumas. 

Me quedaré hasta ser parte suya, un apéndice tatuado en su pensamiento, fundido en su piel.

Me quedaré por siempre. No es promesa, es mi necesidad de que no me cubra olvido. 

David Felipe Morales 

23 de Mayo de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s