De Tarde

Dos cuerpos abandonados como piedras sobre la fresca hierba, dos cerebros cazando formas en el azul profundo de un cielo con pocas nubes, dos corazones sintiendo la tranquilidad que provee la compañía, ella y yo sintiendo la libertad de vivir sin relojes. 

Cómo pasa el tiempo con mayor velocidad cuando le tomo la mano, cómo dejan de ser insulsas algunas cosas mirándolas desde su perspectiva, cómo el mañana se pinta de colores más tenues si existe esa efímera promesa, ella se hace paz a mi lado.

Se escribe poesía en cada caricia; un viaje sideral sin retorno nos convoca, me pierdo en esa mirada que plasma lo que el corazón siente y con cada adjetivo que violenta el albo de las hojas, la mente se transporta a mundos infinitos donde caminar se hace inadecuado. 

Tarde de respirar profundo, tarde de plasmar perfumes en el recuerdo, tiempo de calcar sus labios en los míos, momento para abrazarle tan duro que jamás de mis brazos escape.

David Felipe Morales 

26 de mayo de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s