​HOJA BLANCA PARA SU VOZ.

Una hoja blanca para su voz es lo que le hace falta a mis letras. 

Pues su voz es vida para mis palabras extendidas en el cadáver de la castigada hoja, la pasión de su vocablo encarna el sentir de mis anhelos, la mística de su relato suministra existencia a lo profano de mis letras.

Una jauría de ángeles revolotean en júbilo desencadenando la dócil lágrima que empapa el alma cuando la hoja yace entre sus manos dispuesta a mostrar su alma, motivando más sed en mí, más hambre, más necesidad de trasgredir el silencio, penuria que encuentra deceso cuando empuño la pluma.

Su lectura alimenta hasta henchir mi añeja manía de deshonrar hojas blancas por doquier, de seguir atiborrando renglones, explayando pensamientos que desenvuelvan esa sensación que el cuerpo no alcanza a trasmitir. 

El epitafio del silencio se va esbozando mientras la inspiración posee mi humanidad, el pensamiento se fija en el momento de su relato, constriñe el verso hasta que pierda el sentido y la retórica, y aún que el escrito no merezca publicación, su voz siempre está presente siendo el verdugo del mayor de mis miedos, no ser leído. 
David Felipe Morales 

28 de Mayo de 2015

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s