A SUS OJOS.

Ojos bellos, capricho que la existencia infame forjó para despojarme de sensatez en cada palabra, sortilegio que en sus cuencas oculares mora, lunas llenas que no precisan noche para refulgir.

Redundo en las palabras para ataviar de galanterías ese iris que fragmenta cualquier discurso, cualquier arenga que con antelación para usted se forje, no logra germinar premisa en orden sin caer en el inhóspito vacío del silencio después de un simple vistazo suyo.

A cuenta gotas emanan las palabras, la voz se torna trémula, se anidan los suspiros y el pecho se hincha, pero nada florece en ninguna palabra, violenta el silencio cuando su mirada penetrante cautiva y agita el alma entre cada parpadeo. 

Pues nuevamente me ha abrigado el alma una simple mirada, pues nuevamente ese milagro que usted posee sobre mí humanidad se ha posado, nuevamente me he quedado sin palabras y una vez más esta nota quedó presa en mi bolsillo. 

A sus ojos, para los que jamás son suficientes las palabras a su mirada que desarma el más aguerrido de los combatientes. 
David Felipe Morales 

2 de Junio de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s