TEMOR

Le temo a sus labios, con la misma intensidad que los pretendo, temo a ese placer que simbolizan, supiera de las ansias que en el silencio de mis letras germina. 

Temo a que la ensoñación deje de serlo, siento recelo a que letras se hagan instantes y sea tal el enigma que encarna su boca que simplemente me extravié entre mis propias hojas.

Temo a la reacción que libere el pensamiento y me haga prófugo de manicomio, un simple roce y tal el miedo de irrumpir ese abismo de curiosidad que me obliga.

Temo a sucumbir en un instante sublime y renacer sin recuerdo alguno de otros labios y sumergirme así en un sueño de opio que se apropie de la realidad y me abandone en un eterno espejismo. 

Temo a descubrir el clímax, temo a ser ese alpinista que por capaz se ha quedado sin cumbres, temo a ser un poeta perdido en el edén sin una musa, temo a besar un ángel que de la razón y la lógica me desprenda. 

Temo tanto, más aun así continúa mi lucha, como quien extraña a su amante difunta pero siente pánico del beso de la parca, temo un beso sí, pero apropiarme de sus labios requiero, para cuando la hoz se clave en mi alma una sonrisa se desgaje de mi rostro. 
David Felipe Morales 

2 de Junio de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s