​EN LA NOCHE.

Labios tórridos, caricias serpenteantes, miradas fijas, respiración acelerada.

Una expedición con destino a cada uno de sus lunares, inhóspitos parajes para la mente de un soñador. 

Silencio, aliento con sabor a vino, palabras que se hacen innecesarias, tenue luz reflejada en la desnudez y el frío de la noche envolviendo la piel. 

Historia sin comienzo, leyenda sin final, en idioma braille leen los amantes las palabras jamás dichas, las letras inexpresables. 

Tiempo sin importancia, reloj que no se detiene, tic-tac que adorna un escenario con dos actores que se vuelven uno.

Y al final dos almohadas cómplices de lujuria y pasión henchidas, noche que cobija el percance que tiene poco de corazón, noche que se hace efímera y no logra calar el corazón. 
David Felipe Morales 

13 de Junio de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s