MARIPOSA EMISARIA.


Alegre y pícaro aleteo surcando la desolada habitación, sonido de un revoloteo que viene y va, el viento ligero que entre sus alas se forja golpea el rostro ansiando atención y un murmullo evoca un sentimiento intentando avivar la mente. 

Suave y traviesa mariposa que acierta un lugar de descanso en la espalda desnuda, entre sueños se percibe el sutil susurro que de ella viene, un canto de seres alados, el suspiro de la ternura se hace real. 

Vuela nuevamente la mariposa llegando al viejo escritorio que soporta todos los pendientes, los sueños y las esperanzas, para suspenderse finalmente sobre esas cartas jamás entregadas, sobre las rosas que secas esperaron en vano ser conferidas, sobre el pañuelo que colmando de ese perfume adrede fue olvidado. 

Hay un mensaje, una epístola en cada aleteo de la frágil emisaria que irrumpe en la habitación, una súplica, un recuerdo, algo que se trenza en los lugares donde logra descanso, pero es más fuerte esta resaca, este sinsabor, esta agonía que cultivo. 

Al final, extiende sus alas ante mis ojos mientras un endeble hilo de albor que se filtra por la ventana le baña, por fin descubro el mensaje, son sus alas escarlatas recordándome los besos postergados. 

David Felipe Morales 
20 de Junio de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s