​CAUSA SIN DETERMINAR.

No sé si son las palabras o la forma de sus labios envueltos en ese carmesí ardiente.

No sé si son las caricias o esa pugna de energías que activan mis sentidos. 

No sé si es el perfume o el sabor que de su cuello emana, no sé, pero el embrujo que en usted habita tiene algo que despoja la calma y me trasporta a otra galaxia donde mis pasos son innecesarios. 

Noche tras noche esa estrella solitaria que en el cielo se posa, no hace más que evocarla; la soledad se hace un manto apacible cuando recorro sus huellas abandonadas como migas en la playa de este mar de pensamientos, que finalmente bebo y destilo entre palabras y letras que borran esa distancia que entre los dos por momentos amenaza.

No sé si es su carne, su piel, su humanidad dispuesta de tan perfecta manera, no sé si es el interior de su alma o cuando su corazón al oído me habla en ese idioma de suspiros y susurros.

No sé, no se determina la causa pero si el efecto, y siento el magnetismo y ese deseo de leerla continuamente. 

David Felipe Morales 

3 de Julio de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s