CARICIAS EN ASCUAS.

Se pierde en su mirada la poesía, se consumen noches carentes de luciérnagas y estrellas, se derrochan días, tardes matizadas con ese clima que transita entre calor y frío.

Se aposta en fuga la calma de un pensamiento socavado por la rutina, invade su alma con pasos certeros la existencia, creando un vacío en medio del pecho, las palomas se hacen gárgolas y los cánticos de la aves eco.

Fijación que entre la pasión y la angustia se abre paso, la noche germina en esa perfecta silueta de su rostro, en esa escultura labrada por dioses y en sus labios pernoctan los ángeles.

Brilla el sol de su mirada cada vez que se enclavan certeras palabras en esa parte del cerebro que aún no se alimenta de pútridas realidades, que aún no madura, que aún camina entre quimeras. 

Y estoy acá, entrelazando palabras, intentando pintar con mis letras un retrato de su alma porque su rostro se recrea por doquier, recreando emociones y caricias que en ascuas aún ansío. 
David Felipe Morales 

13 de Julio de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s