PÉTALOS QUE SE HACEN LÁGRIMAS.

Se desgarran con violencia los pétalos de la rosa venerada, tornándose en lágrimas que se dilapidan en el inmenso vacío de la tristeza, dejando al descubierto las espinas y el rostro menos afable de la rosa tan amada.

Miro su dolor y me aqueja como si fuese propio, la amargura de su silencio queda impregnada por doquier azotando el pensamiento, descubro esa herida de la que no hay acápite de sangre y mis manos se hacen escasas para recoger esos pétalos que al contacto con el suelo se hacen lágrimas. 

Gotas que del alma emanan, pétalos de la rosa amada que se satura de pena, primavera pendiente y un frío en las palabras que se hacen escasas y que simplemente no encajan, qué decir para evitar el llanto. 

Sé que no podré recoger todos esos pétalos antes que se hagan lágrimas, ni lograré reunir todas esas lágrimas para beberlas en una trago que se haga amargo, pero buscaré la primavera para que esa sonrisa de la rosa amada aflore nuevamente.

David Felipe Morales 

27 de Julio de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s