JUSTIFICANDO LAS PALABRAS

Maldito sueño transversal de vidas paralelas, que se cuela entre mis noches recordándome húmedas y ardientes madrugadas. 

Inadecuada curiosidad que se inmiscuye cual molesto insecto que con su aleteo violenta el silencio de la noche tornando en sarcófago mi lecho. 

Perverso recuerdo que me viene inevitable, como brisa en yerta noche, como marca en la piel. 

Candente explosión que desde el interior emerge e infecta mi óptica y hace de mis labios un inhóspito desierto; entonces, pienso en el erotismo que pudieran tener los ángeles, en lo que se esconde tras esas delicadas ropas, en el sabor de la piel. 

Visión sesgada por un deseo obsceno al que ya no le es suficiente un escote, al que ya no calma necesidad con palabras. 

Ya ves no soy culpable, ya ves mi turbada visión no es consciente, ya ves soy esa marioneta amamantada por tus insinuaciones y manejada por los hilos de tu corsé.

Sin embargo disculpa, justifico cada palabra, perdona la desgarradora sinceridad que sin freno me aflora, el anhelo me posee y no es que te vea como un trozo de carne, ni soy un león famélico, ni de repente me afloró instinto de alongar la existencia de mi sangre, sólo es la turbada visión que de mí abusa. 

David Felipe Morales 

2 de Agosto de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s