365

Un año más y le has dado nuevamente la vuelta al sol, una carrera de 365 oportunidades de volver a comenzar y que solo tú sabes si tuvieron buen provecho. 

Se hace necesario hacer una pausa, te detienes, paras el ritmo del caminar por la vida, y te percatas de que aún yacen sueños pendientes, menos impregnados de quiméricos aleteos, ensueños más estructurados, menos inocentes, los anhelos se han tornado más urgentes, las pasiones más decantadas y una claridad en los pensamientos recubren cada paso. 

Un año más, y entre pecho y espalda cuatro estaciones han dejado huella a su paso.  El inclemente trascurrir del tiempo va dejando pinceladas en el rostro, en la piel, en el brillo de la mirada. 

Un año más, y se hace infructuoso sentarse a contar los pasos recorridos, las alegrías y las tristezas.  A espaldas han quedado ya desvanecidos atardeceres, amaneceres y algunas noches que sin tregua han sido plácidas entre los brazos de Morfeo, y otras que se han convertido en eternas búsquedas de armonía cuando un escurridizo pensamiento intermitente se ha colado en la mente. 

Un año más, que no solo consigo trae cansancio y madurez, sino que además afina la intuición, apunta a la sabiduría y perfila el contorno del alma que no envejece al compás de nuestros latidos, por el contrario, parece ponerse en forma, tomar mejor figura y más fuerza con el trascurrir de los días. 

Entonces un año más, una nueva vuelta al sol y 365 oportunidades nuevas para agradecer el milagro de estar vivos.

David Felipe Morales 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s