MIENTRAS ORGANIZO LAS PALABRAS.


Y si le digo que ya me hace falta, aunque en mis ropas y manos vestigios hay de su perfume, y en mi piel el sabor de sus besos está latente…
Y si le cuento que la desdicha de a pocos me comprime entre sus fauces, como animal ávido a su presa, pese a que toda la tarde anduve de su lado mirando el atardecer, sintiendo su belleza y el sonido de sus pasos, que a su lado se hicieron más que bellos entre arreboles y la brisa serena de esta ciudad…

Y si le expreso que hay un vacío que no se llena y que de repente la soledad golpea como el viento a esa ventana abierta que siempre queda tras su partida…

Y si quedamos en vernos otra vez y que mientras decido llamarle para requerir otra cita, trato en vano de ocultar las ganas de pasar más tiempo a su lado…

Y si le confieso que me hundo de a pocos en una realidad cuasi paranoica, donde los colores se deslíen, una ansiedad sin causa evidente me aturde, el reloj se hace hostil y la brisa de tarde es molesta y pega hasta los huesos…

Ya lo sé, son sólo momentos, efímeras medidas de tiempo, que fraguan algo más adentro de la piel, un suave bienestar se encuentra a su lado y que me viene bien, y me distrae de los pensamientos que por su repetitivo trasegar disgregan y mal forman mi visual ante la existencia.

Y si mientras decido encajar de manera correcta las palabras, mas bien, llega el día del sutil percance y logro volverla a ver, ¿qué le diría si hasta el silencio es preciado a su lado?

David Felipe Morales

4 de Octubre de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s