REFLEJO

Mirada inquisidora de la que no escapo y que cual luna llena se posa a mis espaldas, con su reflejo que no quema la piel pero que pesa como párpados cuando la noche ha venido sin la compañía de Morfeo.

Mirada que inculpa y reclama en silencio, sobre los despojos y restos de esas promesas destrozadas y muertas que sin mediar permiso se han desvanecido del calendario.

Responsabilidad propia y única que cargo en los bolsillos, y que suele hacerse más pesada cuando a la fuga me dispongo. 

Mirada acusadora y ante ella no hay disculpa adecuada, ni explicación verídica, solo aceptar el olvido, el miedo, el temor a lo desconocido y un abandono desmedido ante una promesa, ante un sueño.

Se esfuma así la vida como agua entre las manos y van quedando sobre las promesas cenizas frías que les oculta. 

Tanto que pensar en estos días, tanta obligación conferida sin consentimiento, ¿en dónde quedaron los planes, lo querido, lo soñado, lo prometido?.

Mirada acusadora que emerge frente al espejo, y una turba de señalamientos que grito al aire y que se convierten en patéticas actuaciones de un capricho y de una rebeldía, por la desidia propia reflejando el alma inconforme que ostento.

David Felipe Morales 

3 de Agosto de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s