NACER DE NUEVO.

Cuando por fin sepa su nombre, tendrán título mis pasiones, rostro mis sueños, olor mis deseos, habrá tez para mis caricias.

Cuando por fin le divise, así sea lejana, titilarán nuevamente las estrellas en mis noches oscas , se evaporará ese miedo que con el atardecer a mí viene por el abrazo gélido de la Luna en soledad, y en silencio desearé arreboles que hasta mí le traigan como primera estrella.

Y si la traviesa vida, la suerte y la dicha me acompañan, entonces podré seguramente acercarme en demasía a sus labios, a su piel, tanto como para embelesarme en su perfume y perderme en ese instante que de ella se impregnen mis sentidos.

Quizás el pecho no resista tal emoción desmedida y no logre contener la piel este corazón en exceso avivado, quizás y entonces la parca por mi venga, pero a ello no le temo, y aunque encuentre la muerte al encontrar la suerte de encontrarla a ella, la dicha en mi sarcófago será perpetua como mi sueño, pues ese instante de recrear mis anhelos y los sueños en ella serán vida y serán fortuna, será como nacer de nuevo.

David Felipe Morales
15 de Agosto de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s