Oda a una mujer real

Una mujer sin huellas en la piel, sin curvas dejadas por la vida, sin marcas de lozanía en su vientre que alguna vez lleno de vida estalló como flor en primavera, con senos erigidos como témpanos de hielo, con la figura perfecta, no inspira letra alguna.

Un cuerpo que no cuente una historia, que no tenga una biblioteca contenida por cada cicatriz que deviene de esa línea que hace perfecto lo imperfecto, te juro que no incita un amanecer.

Te han vendido ideas superfluas de perfecciones incompletas, de vacías pieles, de figuras esqueléticas, de tallas y números que mimetizan, cuando la rosa es linda con sus espinas y el cielo es más bello cuando en el eterno azul buscamos formas en las nubes.

Inspira esa mujer llena de vida, tatuada por los años ya ganados, por las fábulas y relatos anudados como hilos de pesca que concadenan una existencia. Es dueña de las letras una mujer real que nada pretende, que es pura sinceridad hasta en su caminar.

Así como tú, mujer real que no escondes, y que te maquillas por la obligación impuesta de tú entorno, pero que en cada letra y acto expeles realidad.

David Felipe Morales

MARZO 2018

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s