A la Musa

A usted le puedo hablar de la manera más fina, más perfilada, de viejo antaño, acicalando todo con una jerga cursi, encubriendo la avidez y erigiendo paraísos y edenes en su mente.

Para usted las palabras siempre me vendrán cortas y créame que por ello me recrimino, por la ignorancia; pero vuelve la calma al saber que quizá no sea falta de sensatez sino más bien que habitualmente no se habla de una belleza tan lozana que ante este ser nunca había venido.

Para usted tengo el corcel de mis letras y el torrente de aguas mansas donde navegan mis sueños, para usted las pesadillas pintadas de blanco y una mente inquieta que apacigua pernoctando mientras le admiro.

Para usted besos que le lleguen al alma, caricias que rocen el espíritu y miradas tiernas a su corazón, para usted que es sol de mis párrafos y la fuerza para esculpir e ir desnudando hojas, para usted todo, la vía láctea y mi taciturno corazón.

Cuanta sinceridad para quien inspira, cuanto sentir para quien libera el alma, corta siempre la letra para mi musa y siempre gratitud desmedida.

David Felipe Morales
24 de Agosto de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s