PRIMER SORBO DEL DÍA.

Y después de contar los minutos, los granos del reloj de arena se han vuelto eternos y se me ha desgarrado la pasión como gotas de rocío sobre la tersa piel que circunda tu ombligo, quedando mis miradas en total evidencia.

Ha nacido el sol en tus ojos una vez más, y entre el valle que forman tus senos me viene como luz de amanecer tu mirada, y la suave brisa de un suspiro fugado me envuelve enterneciéndome el espíritu.

Suave sorbo de vida el que me das con el primer beso de tus labios, y el asombro que me viene al aún no poder asimilar en el pensamiento que un ángel pernocta en mi cómplice almohada.

Me viene la necesidad de detener el tiempo, el anhelo apremiante de congelar la vida o encontrar la muerte, todo surge tras ver la belleza de tu desnudez, tras probar el elipsis de tus besos, tras sentir la suave textura de tu sexo.

Y pensar que todo eso viene a la mente como mensaje en botella dejada al mar y sentir que todo esto me envuelve cuando de ti bebo el primer sorbo del día.

David Felipe Morales
15 de Septiembre de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s