TENGO LA LEVE SOSPECHA.

Tengo la leve sospecha, que la sorpresa no arriba con fuerza en nuestro presente, que el corazón camina lento y las manos ya no sudan.

Que ya no se cuece el vacío aterrador en mi ausencia, ni brota anhelo y apremio en mí lejanía.

Aguas trémulas conducen nuestra barca y sin sobresalto vienen las noches y las madrugadas.

Sábanas que ya no reclaman calma, más aun, no viene el frío y hace falta en mi almohada tú cabellera cuando no está.

Por mi parte debo confesar que te espío mientras duermes, yo aún aunque más calmo te deseo y suelo perder momentáneamente la razón con tus besos.

Tengo la leve sospecha que no recuerdas que el mar no siempre es calmo, te cuento que en tú ausencia la vida no me viene igual.

David Felipe Morales
17 de Septiembre de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s