HAY VECES.

Hay veces que la pienso y a mi mente viene una necesidad de buscar la manera de hacerla reír más seguido.

Hay veces que se posa su reflejo en el recuerdo y me invade una preocupación por poder borrar sus penas y que sus dolores se vuelvan vivencias que le fortalezcan el camino.

Hay veces que en ella cavilo y aun cuando su presente es lóbrego y con las horas del reloj puedo contar las veces que deja escapar una sonrisa, viene siendo un laberinto.

Y me queda imaginar cómo era antes, antes de que patearan su corazón e hicieran surgir en sus ojos lágrimas, si su sonrisa era tan forzada o si venían brillos de atardecer en su mirada.

Y hay veces que vuelvo a la realidad y dudo si arriesgarme y meterme en ese camino, ahora cuando todo esta osco y confuso, lleno de prevención y desdén, de la desconfianza que aflora siempre; o simplemente esperar a la vera de sus pasos, para cuando quiera reír sin medirse nuevamente.

David Felipe Morales
15 de Octubre de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s