IMPOSIBLE.

Imposible que no me venga un pensamiento en tonos carmesíes y ardientes, cuando se ha disuelto ya la belleza de su estampa en estos ojos hasta el punto de embriagarlos.

Imposible cuando de su perfume ya no queda rastro para mi olfato y el fulgor pensamiento incandescente de su beldad ha iluminado hasta enceguecer, cuando en evidencia queda su hombro desnudo, no se hagan tórridos mis sentires.

Imposible que en mí no circule por los senderos prietos de la pasión más incontenible y se arrastre por los pasajes intrincados donde el sentimiento se forja en carne, en aquel laberinto que transforma las palabras en besos, en caricias, en famélicas miradas que trasgreden la piel.

Cómo contener el deseo, la irresistible fuerza que emerge, posee e infesta cuando ya se ha colmado el sentimiento, la belleza y la pureza que del alma viene y nos resta la carne cuando ya las ropas se han hecho inadecuadas para contener estas fuerzas.

Imposible no caer en aquello que nos hace tan humanos buscando la complicidad en la oscuridad de la noche, en la luz tenue de esa vela que amenaza con extinguirse.

Imposible esquivar la necesidad más enclavada de intentar fundirse en una sola carne, cuando se encarna en usted el complemento para los desazones que trae consigo el cotidiano.

Imposible no verla con otros ojos cuando ya el alma y el espíritu colmados están de su belleza.

David Felipe Morales
6 de Octubre de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s