PARADIGMA DE NOSTALGIA.

Paradigma de nostalgia, gotas de un dilema bipartito que mancilla el vino de la vida, que deviene y brota entre esa disyuntiva de la libertad que consigo trae la soledad una vez es aceptada, y la tersa compañía de quien activa los sentimientos más bellos.

Soledad que trae paz en los anhelos, cuando una vez sumergido en un mundo sin afanes, ni relojes, sin cuestionamientos, encuentra a más profundidad facetas nuevas y desconocidas.

Contradicción que pone del otro lado la placentera y a su vez efímera sensación del corazón vibrante, de la lágrima, del placebo que cobija cuando el sofisma de sentirse en compañía viene.

Cómo elegir entre la paz atiborrada de silencio y develaciones del interior en exceso, y la suave brisa que converge cuando se acaricia esa mano y se delinea esa sonrisa mientras el atardecer se pinta de colores nuevos.

Cómo escoger entre despilfarrar a nombre propio el tiempo, el espacio y gozar de dulce compañía en las noches frías y famélicas que suelen venir, sin ser llamadas siempre en los hombros de algún recurrente miedo.

Improductivo resulta el cuestionamiento esbozado, pues al final es el ego quien opta por su soledad, pero no es uno quien elige a quien entregar su libertad, aun así siempre el paradigma de nostalgia se mantiene latente y basado en suposiciones.

David Felipe Morales
24 de Octubre de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s