COEXISTIR

Duele verte mientras te marchas, mientras te alejas y llevas contigo un poco de mi alma, ojalá y sean los momentos pulcros los que vayan en tu maleta; esas sonrisas huérfanas que corren tras de ti, volverán a mí buscando cuidado.

Duele que la última imagen que me quede rondando en la mente para cimentar recuerdo, sea la de tu espalda perdiéndose en un mundo que a medida que te alejas se hace desconocido, la imagen de tu llanto y esas palabras acaloradas dichas quedarán retumbando en el espíritu.

Duele aceptar y entender que no hay culpables, solo este efecto, deducir que lo que te separó de mí será ahora mi diaria tarea.

Duele comprender que ya nada se puede hacer, duele arrojarte al pasado cuando estuviste en mi presente y alcanzaste a pintar los días venideros.

Duele asimilar que por más cerca que te tenga, ya los recuerdos no son lo suficientemente fuertes, y solo me queda dejarte ir, y más me duele comenzar a intentar sobrevivir sin ti.

Nos queda pasar la hoja, engullir este trago amargo que de a pocos se ha de ir minimizando en la rutina, y atesorar cada beso y cada caricia porque jamás volverán.

David Felipe Morales
27 de Octubre de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s