EN RAMILLETE DE FLORES.

Dame tus sueños en ramilletes coloridos de flores recién cortadas para asirlos a los míos que son ya marchitos, y así sentir tu compañía en esta loca cacería de estrellas fugaces que me roba las noches.

Deja que beba de ese perfume de tu cuello hasta atestarme regocijándome en el hastío, para que merme este letargo de sinsabores y se torne en vergel este desierto en el que transcurren mis días.

Permite que bese tus manos y déjate caer entre mis brazos, para que en un abrazo sienta tus latidos y que tú sientas los míos, y así comprendas que este clamor trasciende las carnes, y que la primavera del elixir de tus palabras me embelesen los días venideros, y que han de ser en el néctar en el que se convierte para mí, y en tus labios yo encuentre el fin de mi sed.

La loca quimera y el espejismo del edén prometido sobre ti confluyen en un sueño colmado de anhelos que se esfuman, fantasmas que ante la luz desaparecen y lejanía que de ti siempre suele quedarme.

Toma los restos que de mi queden cuando por fin comprendas que el tiempo para los dos podría haber sido insuficiente, toma los restos y que las lágrimas no broten de tus ojos, y en ese instante pon tus sueños en ramilletes coloridos de flores recién cortadas para asirlos a los míos, y sobre la tumba que resguarde mi última promesa de amor encuentren libertad, cuando ya nada me quede de ti.

David Felipe Morales
31 de Octubre de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s