ME ENAMORÉ.

En mis noches pensaba cómo serían mis días acompañado de su plena ausencia, de cómo nos llevaríamos ella y yo, si sería indiferente o por el contrario trataría de hablarme.

Si de su mano conocería algo más de lo que se alberga en mi interior…quizás, alguna herramienta que me ayudara a caminar por los senderos de esta azarosa vida, quizás algún nuevo miedo o quizás algo que variara mis perspectivas.

Pensaba que al poseerla en cuerpo y alma, y al asirla a mi cotidiano, sería lo suficientemente cortés para escucharme y aconsejarme cuando a ella acudiera.

Esas noches ya pasaron, y resulta que a su vera los días se hicieron más tranquilos y los pasos más firmes, tanto que no quiero que mis mañanas cambien, ni mis tardes se tiñan de un cielo distinto al que en su compañía se disponen para mí.

Me he enamorado de ella y ha colmado mis pensamientos, tanto como le imaginaba, tanto que pensar en caminar sin estar prendado de su mano sería nefasto… y ahora no concibo vivir sin la presencia de mi amada, de mi nueva musa, la soledad.

David Felipe Morales
29 de Octubre de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s