A LA ESPERA.

Me envuelve un gusto mórbido por adentrarme en tu mundo, en el universo paralelo en el que habitas, donde de repente el día es noche y la noche es día, la risa es llanto y el llanto se hace agonía.

Con tus ires y venires de sabor cambiante, entre destellos de deseo que se pintan para mí, sobre ese repentino astío y desinterés que forman un lienzo, que suele siempre trascender y donde las pinturas de anhelos suelen desvanecerse en mi cercanía.

Quiero y anhelo poner un poco de esa intranquilidad de no saber a ciencia cierta que quieres en mi vida, romper mi rutina, mi paz y finalizar cuando ya piense en el olvido, con una sonrisa que se clave en mi pie y me detenga cuando pienso ir en contravía de ti.

No sé por qué me es imposible no sentirme atraído en el misterio de ese fluctuante pensamiento, magnética cuando el sol surca cálido tu cielo y famélica de atención cuando te llega la noche.

El espíritu inquisitivo que mi alma alberga, la curiosidad infame o el recuerdo imborrable de la primera mirada, de esa ojeada que me permitiste.

Esperaré a encontrarte otra vez en días de paz y calma cuando las aguas de tus afluentes encuentren la paz del mar, pero no sabré jamás si quedarme pues los océanos también suelen encresparse.

David Felipe Morales
14 de noviembre de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s