ANHELOS SILENTES

Besos inmolados en sus mejillas, palabras buscando asediar en el profundo de su pensamiento, caricias suicidas bordeando el abismo que se fragua en ese escote, pensamientos mancillados por utopías, y silente se hace el lamento en una tarde de lluvia.

A mi espalda un equipaje atiborrado de imágenes que a cada paso se hace más pesado, caminos ya trasegados.

Una mirada certera y temeraria, queriendo invadir con sus tropas de caricias impertinentes tras su ropa, lucha diaria en pro de conquistar sus sentidos.

Vienen y van premisas de manera veloz, como golondrinas en verano, como esa gente que en vano intenta huir de este temporal, nada me lleva hacia el zócalo de su casa para resguardarme de esta tormenta, todos los caminos parecen alejarnos más.

Mente en desconcierto, corazón enredado y ajustado entre coronas espinadas, anhelos que se han enmohecido, dudo que en su abrazo encuentre la paz a mi angustia, dudo que el agua que de sus besos brota calme el ardor de mis entrañas.

Lejanía, confinado a verla a diario, zozobra de no saber cuál será su siguiente paso, yo esperaré a que el temporal pase, a que la sed mengüe pese a estar mojándome bajo esta lluvia, bajo este temporal de anhelos silentes.

David Felipe Morales
19 de Noviembre de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s