MANIFIESTO DE UN BESO.

En las noches cuando el frío arremete colándose en mi lecho, y el silencio retumba en mi cabeza, exhorto una idea que perturba de buena manera mi mente.

Una pregunta que emerge de los confines de mis ansias sosegadas, entrelazada finamente con anhelos que delimitan en el mismo pecado.

Palabras simples, ensoñaciones y espejismos que calientan el corazón y avivan el alma, derritiendo el más rígido de los hielos que amenace con colarse en mi cama.

Sensaciones que se fraguan en pensamientos famélicos, lugares inhóspitos de una anatomía distante, un universo paralelo que respira, camina y pernocta en el mismo lecho donde ella se entrega al abrazo sutil de Morfeo.

¿Y qué será el sentir esos labios tan cerca de los míos?

David Felipe Morales
4 de Diciembre de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s