Se me antoja

Se me antoja sentir el choque de energía que me proveen sus labios, se me antoja un abrazo de esos que borran las horas que hemos estado alejados, se me antoja embriagarme en el olor de su cuello y beber de ese néctar que me aliviana la rutina, se me antoja fundirme en su piel como el sol y el agua de una llovizna matinal, para vivir plácido en usted siempre.

Se me antoja detener el reloj cuando sincronizamos nuestros corazones y al unísono los suspiros que caen como lluvia mientras en el mismo paso caminan la respiración suya y la mía, con el mismo hambre y anhelo en cada beso.

Se me antoja detenerme en su cintura y asirla con fuerza entre mis manos como si de ella dependiera mi vida, mientras la mirada se me pierde en la inmensidad de esos ojos, se me antoja hablarle de eternidad y dormir a su lado deseando nunca más despertar.

Se me antoja …

David Felipe Morales

Un pensamiento en “Se me antoja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s