Mientras vuelves.

Mientras vuelves se destila la noche y de la Luna caen lágrimas, gotas de tu perfume que van regando mis anhelos.

El olor entre las sábanas ya se ha esfumado, me es preciso adentrarme en la selva de estos pensamientos sórdidos para hallar tu fantasma y robar un pétalo para alimentar este deseo que amenaza con tornarse en frustración.

La lentitud de este anochecer que ahuyenta el sueño me dibuja la silueta de tu seno desnudo y mis labios claman en silencio como canes aullando a la Luna.

Quizá y si gritara en el nocturno mi pecado, y si tal vez enumerara las estrellas y los besos pendientes, quizás ahí sí la sed del alma se sosegaría.

Contando minutos mientras las saetas punzan el espíritu, la angustia como las rosas que jamás llegarán a tus manos germinan y me veo atesorando esos besos que traspasaron mi piel, imaginándote a mi lado mientras vuelve ese momento donde traigas contigo ese no sé qué que me da vida.

David Felipe Morales

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s